Yo, simio – Sergio Gómez
Segio Gómez / mayo 10, 2016

  Simio vive, desde su nacimiento, encerrado en el zoológico de la ciudad. No sabe de qué se le acusa, por qué es prisionero y no entiende todos los sufrimientos que debe padecer. Ni siquiera sabe exactamente quién es. Es por eso que un día decide escapar de la estrecha jaula del zoológico para conocer la ciudad y vivir como los humanos, entre los que se considera uno más. Primero será un mendigo hambriento, luego se transformará en el jardinero de una mansión y, más adelante, en mayordomo. Logrará la confianza de sus patrones, la aceptación de los demás a cambio de sumisión y trabajo, pero, además, descubrirá sus dos pasiones: la fotografía y la lectura. Hasta que, finalmente, se pregunte —después de haber vivido toda su existencia como humano— si valió la pena.   Resumen: Yo, simio   1 Mis primeros recuerdos Todos mis recuerdos son los de un prisionero en una jaula. Nuestro parque zoológico se encuentra en un cerro al centro de la ciudad. Desde mi celda tenía una vista parcial de ella, y no entendía qué significaba ese murmullo y luces nocturnas. Una vez al mes, los hombres grises me inmovilizaban con sogas y alambres. Me encerraban…