Resumen: Pregúntale a Alicia

agosto 4, 2012

Marzo

Jacke me hizo llegar 2 estimulantes. Esta noche me “elevare” yo solita. ¡Estoy impaciente!

(A partir de aquí el material no tiene fecha, fue escrito en hojas sueltas)

Parece que estoy en Denver con solo 20 dólares que le saque a papá del pantalón. Llegue con unos chicos y tenemos ácido para dos semanas.

—0—

No tengo ropa y perdí a los muchachos, además me llego la regla y solo tengo papel. —0—

Llegue a un lugar como el ejército de salvación. Me dejaron duchar y me dieron ropa limpia, comida y toallas higiénicas. Me enviaron al médico para ver mi resfrío, allí esperando conocí a Doris y dijo que podía compartir su cama pues se había peleado con su pareja. Me colocaron una inyección y me dio un frasco de vitaminas.

—0—

Cuando paro la lluvia salimos con Doris hacia Bahía Coos, es todo tan hermoso, lleno de escaparates, la gente entiende la vida. Adoro Bahía Coos y adoro el ácido. Eso sí, quede estupefacta cuando supe que Doris tiene 14 años.

—0—

Hemos agotado la hierba y el dinero, me siento enferma y la lluvia ha comenzado. Mañana tratare de agarrarme un turista para conseguir plata y comprar comida y hierba. Doris y yo la necesitamos en extremo.

—0—

La lluvia es peor que ayer, traté de salir pero me congele al llegar a la esquina. Debo tener mucha fiebre ¡oh, necesito tremendamente una chupada! Quiero gritar, golpearme la cabeza contra la pared.

Doris me contó de su vida, realmente no ha conocido más que el estiércol. Ah, si tuviera dinero volvería a casa. ¡Que tonta he sido! Ellos siempre se han portado bien conmigo.

¿A quién puedo importarle? Doris y yo vamos a largarnos de aquí. Va a celebrarse una congregación en el sur de California ¡Hurra!

—0—

Nos trajo un camionero que solo se dedicó a maltratar a Doris. Nos logramos escapar y nos recogió gente de nuestra especia y compartieron su hierba.

—0—

La congregación fue algo formidable, ácido, alcohol, hierba, libres como el aire. Colores por todos lados y gente haciendo el amor.

—0—

Querido diario:

Me siento apaleada por todo el mundo y confundida. Cuando veo a una chica me excito como si fuera un chico. Me siento realmente mal y quiero volver a mi casa. Verdaderamente fuera de quicio. En realidad estoy dispuesta a costarme con cualquiera por un “pinchazo”, todos a mí alrededor están acostados, como muertos. Debo salir de este antro de mierda.

No sé qué día no año es. La chica que esta acostada a mi lado está preñada, le pregunte si tenía algún estimulante y solo movió la cabeza como una estúpida, me di cuenta que estaba quemada por dentro. Por lo menos yo no estoy quemada, pero no se estoy preñada ¿Quién sabe? Una gota me cayó en la frente ¿es posible que Dios este llorando por mí? Dios mío, ¡Ayúdame por favor!

—0—

Encontré un diario, dice que una chica ha parido en el parque y dos muchachos murieron por sobredosis durante la noche. ¿Por qué no habré sido una de ellos?

Otro día

Hable con un sacerdote que entiendo a los jóvenes y me dejo llamar mis padres. Se alegraron al oírme, no sé cómo aun me quieren en casa, no hubo sermón ni nada, papa deja todo por mi ¡me quieren de verdad! No sé cómo he podido tratarlos así. Voy a dedicar el resto de mi vida tratar de complacerlos.

—0—

He recogido mi pelo, he cambiado mi ropa con una muchacha, y me he calzado unas zapatillas que encontré en el arroyo para mejorar mi aspecto, porque no quiero que mis padres me encuentren rara cuando lleguen.

Salí a caminar y he conversado con un chico llamado Mike a quien le pregunte sobre el porqué de tantas fugas de jóvenes de sus hogares; Me explico que su problema fue primero el pelo, pues su padre se enfadó tanto por su cabellera que 2 veces lo rapo a la fuerza, esto le hizo sentir que sus padres le estaban quitando libertad, deshumanizándolo. También hable con Alicia, quien estaba drogada en la vereda, realmente no recordaba porque o para que había salido de su casa, pero que en el fondo quería volver.

Todos con los que hable estaban deseosos de volver a sus hogares, pero ello significaría renunciar a su identidad.

Ver a estos jóvenes sin techo, sin dinero, me ha hecho pensar en estudiar psicología, así orientaría a los chicos. Quizá haber sufrido tanto me ha hecho más comprensiva con el resto de la humanidad. Querido diario, haré esto exactamente: dedicare mi vida a ayudar a gente como yo. Se acabaron las drogas.

—0—

Acabo de leer lo que escribí en las últimas semanas, debió haber sido otra persona que usurpo mi diario y escribió todo eso. ¿Habrá sido lesionado mi cerebro? No puede ser todo realidad. Debo estar loca.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

2 comentarios

  • yari julio 30, 2017en8:11 pm

    bueno es bueno el resumen

  • Flan octubre 8, 2018en2:51 pm

    Libro ql bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *