Resumen: Dónde estás Constanza, José Luís Rosasco

septiembre 6, 2013

Donde estas Constanza

Alex regresó a su casa el martes al medio día.
Caminó por la calle Sucre a paso lento, reflexionando. Pensaba en una frase: Las cosas que no llegan a pasar, pueden ser tan importantes como las que si acontecen. Es cierto que había traicionada a Constanza, que no había reaccionado como debía, pero eso no era lo importante. Lo que le afectaba, era su falta de capacidad para perderse y fundirse con Constanza en su fantasía, su aventura, y de pensar que había cerrado la puerta para siempre a todo un mundo. Esto le hacía sentir remordimiento y nostalgia por lo que “no” sucedió.
Tengo que hablar con ella, decirle que la quiero, que lo que ocurrió fue solo el fracaso de una aventura, ¿pero quién dijo que los comienzos son siempre felices? Alex trataba de ser sincero, pero ¿quién creía ella que ellos eran? ¿Tom Sawyer y Huckleberry Finn? ¡Ay Constanza!
Al llegar a casa miró tímidamente a lo de los Glicker y vio sorprendido, que todas las ventanas estaban cerradas. Trató de imaginar que Constanza estaba castigada y su padre había ordenado no abrir las ventanas, pero luego se dio cuenta que era un disparate.
Su madre, advertida por el tío Cesar, lo esperaba en el salón.
– Que bueno que llegaste hijo- le dijo abrazándolo ¿estás seguro que se te pasó la fiebre?
– Si, gracias, ya me siento bien.
Su madre se quedó tranquila al ver que Alex se mostraba tranquilo y que no era necesario hablar ahora del tema.
Alex se dirigió hacia lo alto y en el camino se topó con la abuela, quien solo le preguntó cómo estaba.
Su hermano lo esperaba recostado en la cama. Alex se preparaba para el interrogatorio, pero Luis no preguntó nada.
– Se fueron ayer – dijo Luis- vinieron los carabineros, después la carretela y se fueron.
– ¿No sabes donde se mudaron?
– Pregunté en todos lados y a todos los que los conocían, pero nadie sabe. Mira Alex, ellos pagaron solo un mes de arriendo, luego los lanzaron. Se mudan y se fondean para siempre. Si alguien los encuentra, tendrían que pagar o ir presos.
– Pero quizá la Rucia traté de ubicarte, si ella te quiere.
– Yo estaba agarrado de ella, re-agarrado, pero ella no me buscará. La única esperanza, es que Constanza te busque a ti.
– Estamos sonados, te digo.
Luego de un almuerzo silencioso, llegó Jaime a buscar a Alex. Al mirar por la ventana, ven llegar a la Sra. Elvira junto con el camión de la mudanza.
– Sean buenos niños – dijo la abuela- y ayuden a la Elvirita a bajar sus paquetitos.
Alex prefirió irse de inmediato con Jaime al colegio.
– ¿Que me dicen niños? – preguntó la abuela, pero ya no quedaba ninguno en el comedor.
En el camino, Jaime esperaba que Alex le contara su historia.
– Estas en la cresta de la ola – dijo Jaime – todos hablan de ti y de tu arrancadita con la chiquilla. Ya, lárgamela todita la historia.
– No hay nada que contar.
– No seas así – suplicaba Jaime – bueno ya, me lo contarás todo después.
En una esquina, un organillero giraba la manivela emitiendo música junto a un lorito.
– Espera un poco – dijo Alex
– Sigamos, si igual se escucha la música.
– No, es que quiero verme la suerte.
Al terminar la canción, Alex pidió un papelito de la suerte. El loro sacó un papel del cajón y se lo entregó. Alex lo leyó y se sonrió.
– ¿Qué dice? – preguntó Jaime, sorprendido por el cambio de actitud de su amigo.
Alex botó el papelito y sentía una curiosa sensación de bienestar.
Continuaron caminando hacia el colegio.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

3 comentarios

  • HD agosto 24, 2014en3:39 pm

    gracias 🙂

  • mary julio 24, 2018en7:20 pm

    mala tu cuestion >:v no entendi nah pa eso mejor me leo el libro poh >:VVVVVVVVVVVVVVVVV

  • Noemi julio 26, 2018en10:10 pm

    Gracias tenia una 😨 Prueba del libro para mañana en la 😴 mañana y e estado muy 😅 ocupada como para 😡leerlo completo ( 😇 muchas gracias a quien alla subido el resumen 😉) 👍😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *