Yo, simio – Sergio Gómez

mayo 10, 2016

20 Debo decir que he tenido suerte 

Una de las primeras novelas que leí con Estebito trataba sobre un niño que caía en la selva y sus padres morían, era Tarzán, sentí que la historia era mi historia, pero contada al revés, pues el niño era rescatado por unos simios y se comportaba como ellos. Leí mucho por ese verano, pero cuando llegó la hora de separarnos con Estebito lo abrace fuertemente, casi para dejarlo sin aire, con esto le deseaba suerte para que nunca me olvidara, porque yo nunca lo haría.

Al día siguiente el mayordomo golpeó mi puerta muy temprano, al abrirla me esperaba con el rastrillo en la mano, las tijeras  y otras herramientas, me dijo que tenía mucho trabajo, pues tenía razón, pero ahora después de la lectura, era alguien diferente. El mismo pero con ganas de ser diferente, y ese es el sentimiento que me inspiran los libros cuando termino de leerlos.

 

21 El nuevo año trajo extrañas novedades 

La casa volvió a su movimiento normal. Los días domingo dejé de ir a misa, la señora Dama entendió mi decisión y no me obligó a cambiar de parecer. En lugar de ir a misa comencé a caminar por los  barrios y allí entendí el modo de vivir de los hombres, sus casas, sus barrios. Cierto día cuando llegué a la casa vi un vehículo y la luz encendida del dormitorio de Magallanes. Cuando entré a la cocina estaba  Brigiet fumando un cigarrillo muy nerviosa. Le pregunté y dijo que el mayordomo estaba enfermo, qué a la hora de almuerzo se había desmayado mientras servía la sopa. El médico lo que examinaba, dijo que estaba mal y que necesitaba la opinión de un especialista. Al día siguiente una ambulancia lo vino a buscar, su rostro era más sombrío de lo habitual. No sé porque lo hice, pero levanté mi mano y él me respondió levantando la mano de la misma forma. Nunca imaginé que sería la última vez que lo vería.

La casa parecía desolada, faltaba uno de nosotros. A veces la señora Dama nos citaba bajo el parrón y nos hablaba de las cartas que escribía Estebito con palabras para cada uno. Pero un día la señora Dama nos citó, pero en el salón principal, donde debíamos tener cuidado de no ensuciar su alfombra, nos sentamos y nos habló, dijo que organizaríamos de nuevo la casa, porque faltaba un mayordomo y que debería contratar un nuevo jardinero. Yo me horroricé porque significaba que estaba despedido, pero en realidad lo estaba, porque ahora sería el nuevo mayordomo de la casa. La cocinera y Brigiet se alegraron por mí y me felicitaron. Debí cambiar mi forma de vida, pero seguí durmiendo en mi cuarto. Un día entré a la habitación de Magallanes, para recoger sus pertenencias y guardarlas. Sobre el velador encontré un reloj, que fue lo único que conservé de él, junto con una fotografía de un paisaje de Tierra del Fuego. Seguramente él todas las mañanas la miraba para recordar su vida pasada. Brigiet me enseñó algunas cosas como servir la mesa, y aprendí con rapidez, mi primera cena con invitados importantes la preparé por una semana, cuando llegaron me observaron extrañados, recogí los abrigos, casi no me equivoqué, solo en pequeños detalle. Al otro día la señora me felicitó y para probar su agradecimiento me dio un nuevo trabajo, me entregó las llaves del sótano, dijo que los libros debían estar llenos de polvo, que debía limpiarlos y talvez volver a clasificarlos. Entendí lo que quería decir y lo que quería que yo hiciera en realidad. Me sentí un simio feliz. Mi vida comenzaba a llenar esos vacíos que creía tener, y no sé si eso me hacía mejor hombre o mejor simio o ambas cosas a la vez.

 

22 En los años siguientes 

En los años siguientes me dediqué a leer íntegramente la biblioteca del sótano en mis horas libres como mayordomo.

Los años pasaron y nos había hecho envejecer a todos. Estebito nos informaba con frecuencia sus éxitos como abogado y de su matrimonio y siempre enviaba una carta. En una de sus notas me envió un regalo, ya que recordaba que alguna vez me había visto interesado en una cámara de su abuelo, me envió  entonces una pequeña cámara fotográfica para mí, me pareció un regalo estupendo. Brigiet se encargó de comprarme rollos fotográficos.

Brigiet me llevaba la comida a mi cabaña. Siempre me hablaba, y cierto día me contó su historia, dijo que se había casado muy joven enamorada de un hombre en el norte del país, era extranjero y trabajaba de ingeniero en una mina de cobre. Ella era pobre y trabajaba en la cocina de su madre. Cierto día el ingeniero la vio y se enamoró de ella. Le comenzó a enviar regalos y la invito al cine, ella estaba maravillada con él, y aceptó cuando él le pidió matrimonio, se casaron una semana después. Ella por fin tuvo dinero, cambió su ropa, sus hábitos y seguía ayudando a su madre en la cocinería, pero pasaba mucho tiempo sola, debido al trabajo de su marido en el desierto. Un año después, el ingeniero fue trasladado a la ciudad, entonces cambiaron sus vidas. A él no le gustaba que ella saliera, que visitara a su madre, a veces llegaba alterado, aunque nunca la golpeó, la insultaba y se burlaba de su ignorancia y pobreza. La obligaba a escribirle cartas a su madre donde le explicaba que estaba de viaje y no podía ir a verla, entonces Brigiet se dio cuenta que era prisionera en su propia casa. Cierto día le dijo que quería separarse, que el amor por él había acabado, pero fue peor, llenó la casa con candados, en las ventanas y en las puertas, en una ocasión la dejó encerrada en una habitación por 3 días, mientras él trabajaba, entonces entendió que su marido estaba enfermo. Su marido le permitía salidas cortas para comprar alimentos, así pudo, con ayuda de la almacenera, contactarse con su madre. En una salida a terreno del ingeniero por una semana al altiplano, la dejo en casa acompañada de su ayudante, un ex militar. Brigiet no podía salir de la casa, solo para ir a comprar. Su madre, dentro de un repollo le envío lo que necesitaba. Brigiet le preparó la cena al militar, quien comió y antes de terminar el postre cayó dormido sobre la mesa, entonces Brigiet llenó su maleta con ropa y se juntó con su madre que la esperaba en una camioneta con un amigo. Viajaron toda la noche para llevarla al autobús. Se despidieron llorando y ella se fue rumbo a la capital del país, no había terminado sus estudios y no tenía experiencia laboral, le costó mucho encontrar trabajo, hasta que llegó a la casa de la señora Dama, donde Magallanes la entrevistó y decidió contratarla. Al terminar su historia nos quedamos mirando un instante sin decir nada, como lo hacen todos aquellos que sienten que han abierto una puerta de confianza.

 

23 Cuando estuve preparado 

Cuando estuve preparado con mi cámara fotográfica no sabía qué debía fotografiar, repasé varios temas. Al despertar vi la fotografía de la Patagonia del mayordomo y decidí que fotografiaría el paisaje que me rodeaba, así como era domingo salí a recorrer los alrededores del barrio y  me comencé a dar cuenta la diferencia que había entre un barrio y otro, además que las casa ya no eran tan amplias con grandes patios, sino que se habían convertido en edificios. También en mis fotografías de la población aledaña, mostraba las diferencias socioeconómicas que nadie quería ver. Todos los domingos significaban para mí, fotografiar un paisaje.

Las cenas en la casa con invitados importantes continuaron, aunque la señora Dama se veía más frágil, lo que demostraba que también envejecía. El alcalde era muy simpático, y siempre cuando se iba, lo despedía con su abrigo en la puerta. A veces me contaba sus problemas en la alcaldía, y un día me habló sobre unos problemas edilicios, yo no alcancé a opinar, cuando se puso muy contento porque había encontrado la solución. Cierto día escuché que hablaban sobre proyectos inmobiliarios, comenzaron a discutir porque unos no estaban de acuerdo en construir edificios y eliminar las poblaciones, y otros decían que la modernidad obligaba a realizar cambios en las construcciones. Pensé que mis fotografías podrían ayudar para preservar la existencias de las casa tradicionales de las poblaciones y le entregué un sobre con mis  fotografías para que tomara una decisión. Un día cuando salí a fotografiar, un hombre que ya me había visto otras veces, me dijo que ahora ya no podría hacerlo, porque el alcalde había removido a toda la gente del sector a los alrededores de la capital, para vender los terrenos a inmobiliarias.

Una semana después, un ayudante del alcalde trajo mis fotografías devueltas con una nota de agradecimiento.

Nunca pensé que expulsarían a esa gente y desde ese día decidí guardar mi cámara y mis fotografías en un rincón de mi cabaña.

 

24 Es cierto, todos envejecimos 

Bueno, nunca conseguimos un buen jardinero, por lo que el patio parecía muy dejado de lado y la señora Dama ya no recibía tanta gente en la casa, siempre estaba en su pieza o vagaba por la casa como buscando a alguien. Un día llegó un joven que dijo ser hijo de Leonor y Joao y en verdad lo parecía por lo alegre, iba a estudiar y sus padres le pidieron que nos llevara saludos y que estaban muy felices en el sur del país.

La primera que nos dejó fue la señora cocinera, quien dijo que volvería a su pueblo donde todos eran gordos. Hicimos una cena para despedirla en ella estuvo la señora Dama quien se retiró unos minutos después a su cuarto. Al terminar, la cocinera me abrazó y dijo que no me olvidara que la vida no se prolongaría para siempre y que debía darme cuenta de una vez lo que Brigiet sentía por mí, quedé muy sorprendido con esas palabras y pensé varios días en aquello.

Tuvimos la noticia de que Estebito volvería a visitar a la abuela, y me puse muy contento, pensé que volveríamos a subirnos a los árboles como hacíamos antes, pero no, porque Estebito ya era un adulto y un buen abogado, llegó con su mujer extranjera y sus dos hijos, uno que aún no caminaba y otro muy parecido a él cuando niño.

Estebito decidió ir a visitar a unos amigos y me encargó cuidar a su hijo mayor que se llamaba Armando, igual que su abuelo.

Me quité las zapatillas y comencé a subirme a los árboles, Armandito estaba muy serio pero se transformó al verme subir, aplaudía entusiasmado y trató de colgarse como yo lo hacía. Al otro día amanecí muy adolorido, pero siempre jugábamos. Cierto día Estebito entró a la cabaña a buscar una sombrilla y observó mis fotografías, y me dijo si se las podía prestar por un momento a lo que no pude negar.

El día lunes volvió con un hombre quien me dijo que quería contratar mis fotografías para una exposición, yo no alcancé a negarme. La exposición se inauguró al final del verano y se llamaba “Los Otros”, a mí me pareció muy buena, en ella se mostraban fotografías de la población erradicada hace algunos años donde mostraba rostros de niños felices, pobres, resignados  y esperanzados. La  noche de la inauguración Brigiet se acercó a mi cabaña con un regalo de la señora Dama, un nuevo traje, más elegante y moderno que el anterior. La exposición fue un éxito, vendí todas las fotografías. Al día siguiente la señora Dama me felicitó por mi arte y me preguntó por el elegante traje que llevaba puesto, entonces comprendí que no era ella quien me lo había regalado.

 

25 Estebito y su familia 

Estebito con su familia regresaron al extranjero, pero antes prometimos con Armandito volver a reencontrarnos el próximo verano. Sin embargo, me preocupó lo que Estebito había hablado conmigo, dijo que le preocupaba la abuela y que yo debía pensar cómo proseguir mi vida si ella no estaba, además apuntó que había recibido un buen ofrecimiento de una inmobiliaria por el terreno de esa casa.

Me acerque a Brigiet y le agradecí el traje que me había regalado, también, torpemente, le dije que entre nosotros no podría existir nada, porque a pesar de que yo me sentía un hombre, también sabía que era una mentira que me repetía a mí mismo.

Ese año fue lento y el invierno muy duro. La señora Dama no se levantó más de la cama. El médico que la atendía convocó a todos los empleados y nos dijo que estaba muy enferma y que lo mejor sería avisar a los familiares. Estebito prometió llegar lo más pronto de regreso al país. Por mi parte, decidí cuidarla por las noches, así como ella lo hizo cuando casi yo morí. La última noche me contó nuevamente su historia, quizás su única aventura, cuando rescato a Armando en la Patagonia para luego dormirse. Una hora después abrió los ojos, me sonrió y dijo: “Amando”, y murió lentamente sujeta a mi mano de simio.

 

26 Estebito llegó un día después. 

Estebito llegó un día después para el entierro. Después del cortejo, los familiares se reunieron para acordar qué hacer a continuación. Sabíamos que la decisión estaba tomada. Cuando Estebito me notificó que vendería, no me sorprendió.

Ese día, di un paseo por el barrio, la casa de la señora Dama parecía una rareza rodeada de edificios y vehículos.

Por la mañana nos despedimos de Brigiet quien volvería al norte con su mamá a colocar un restaurant con los ahorros que había juntado ya que su marido había muerto. La abracé y recordé a M, mi liberadora, la única mujer que amé.

La casa estaba tan vacía. Traté de imaginar los sonidos de la Dama dando órdenes, de las fiestas o de Estebito cuando era niño.

El día en que debí marcharme, llegó Estebito a despedirse. Llevaba en mi maleta todas mis pertenencias. Recorrimos el patio con maleza que lo cubría todo. Estebito me entregó parte de la venta de la casa, dijo que la abuela lo habría aprobado y que me serviría para instalarme en otro sitio.

 

27 Desde el día en que salí de mi prisión 

El día que salí de mi prisión entendí que debía aprender y acostumbrarme a todo para sobrevivir, de eso se trataba.

Volví a la plaza, donde arriendo una pieza muy cómoda a pocas cuadras. Sigo durmiendo en el piso, pero nadie se entera.

Me compré una cotona e instalé un trípode con mi cámara fotográfica en la plaza. Los fines de semana fotografío niños, novios, amigos o extranjeros que quieren recordar el lugar. El negocio da algo de dinero que me alcanza para vivir. A veces en la noche, cuando nadie me ve, vuelvo a trepar por los árboles, a disfrutar de la vida, vuelvo a ser feliz, ahora soy otro, un buen hombre o un buen simio, da lo mismo.

Mi proyecto futuro es viajar, no a África, sino a Tierra del Fuego, para contemplar ese enorme paisaje de la fotografía, pero no me pregunten porque quiero hacerlo.

Páginas: 1 2 3

18 comentarios

  • Augusto abril 4, 2018en4:43 pm

    Te pasaste muchas gacias

  • anonimo abril 29, 2018en1:36 pm

    bacan weon un 7.0

  • Yanine mayo 7, 2018en9:50 am

    Como el simio se da cuenta que no es igual que los humanos?

  • vixo mayo 23, 2018en6:40 pm

    buena wn super weno el resumen

  • Fabina mayo 28, 2018en7:36 pm

    Gracias me sirvió mucho

  • por ahi no mas julio 4, 2018en6:31 pm

    ohh culiao grax:( dknkndk

    • anonima agosto 26, 2018en7:15 pm

      xD x2 bshdvisda

  • Anonymous julio 28, 2018en3:45 pm

    Buena gracias wom jejeje¡
    Muy buen resumen.

  • José agosto 9, 2018en10:16 am

    Muy bueno me salvaste mañana tengo prueba de este libro

  • Anonimo septiembre 23, 2018en6:48 pm

    Gracias me sirvió mucho

  • Pauly octubre 6, 2018en12:00 pm

    Muuuyyy bueno, me ayudo para la prueba

  • Agustin octubre 16, 2018en2:42 pm

    No lo he leído pero súper weno

  • Sofia octubre 25, 2018en4:11 pm

    Muuuuuuuuchas Graciaas me sirvio de muchio:3 Que sad:/ ksjkdsj Esoerachaocuidensekbrez<3

  • Diegoman345 octubre 25, 2018en8:33 pm

    Malo el resumen, me dio sida y cáncer al mismo tiempo

  • Maxi C marzo 23, 2019en2:56 pm

    TE AMO QLO eri lo mejor hmno te quiero

  • Antonia abril 1, 2019en6:10 pm

    Gracias me sirvió mucho 💜

  • mati del flou representante del primero deaa abril 4, 2019en9:09 pm

    hola , bueno me gustaría compartir mi experiencia en la lectura de este hermoso resumen , la verdad no e leido ni una wea ya son las 22:03 y la prueba es mañana , aparte ando con una paja que nadie me la quita y mas encima me pongo a escribir unas weas de comentarios en ves de leer pero todo vale , CABROS me despido cordialmete desde mi casa chapen la pachala y que vallan con el señor un beso chau chau …………. na mejor sigo en esta wea , eee no c que puedo hacer mejor les canto y diseeee . kiki weralomi ayurairin , ya me quede sin ideas los amo y me viro vampiro ta ta un besito y lo vimo la próxima semana hermanex ○♦ ☺☻♥♣♦♠╩ cuidensen .

  • kkck abril 21, 2019en6:39 pm

    ficha el resumen wn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *